sex education netflix
85

En la actualidad, las series han tomado un lugar muy importante en nuestra vida cuotidiana. Con el pasar de los años y la aparición de plataformas de streaming como Prime Video o Netflix, nos hemos convertido en consumistas de la inmediatez. No nos vemos capaces de esperar una semana para la llegada del próximo episodio de nuestra serie favorita, y ya no se diga, esperar un año para la siguiente temporada.

Paradójicamente, yo mismo me he visto en esta situación con la última serie que pude disfrutar en Netflix. Cuando ésta terminó sentí esa extraña sensación de molestia al ver que tendría que esperar un año para poder devorarme la temporada completa en apenas dos días. Sabiendo que, después de haberlo hecho volveré a  tener ese hormigueo contradictorio en mi mente. Dos polos opuestos: El primero es la satisfacción de haber podido continuar la historia que llevaba un año completo esperando, el segundo será de nuevo esa molestia por tener que esperar otro año más para la siguiente temporada, en caso, claro, de que no acabara ahí la serie. ¿Y así es como el ser humano “disfruta” de ver series?  Somos unos masoquistas sin remedio.

Netflix TV
Fotografía del logotipo de Netflix en un Televisor

Sex Education: la serie de la cual vengo a hablar

La serie de la cual vengo a hablar es Sex Education. Yo mismo, no me imaginé que mi primer post en este blog trataría sobre una serie de Netflix, y mucho menos de una para adolescentes, y aún menos de sexo. Pero aquí estamos.

Cuando empecé a ver esta serie, me imaginaba que me encontraría con algo del estilo de American Pie o, lo que hubiera sido peor, 13 Reasons Why. Pero no. Lo que me encontré fue una serie cuyo tema principal es la sexualidad, desde un punto de vista adolescente, pero increíblemente maduro. Puedo decir que yo mismo, siendo que pasé la adolescencia hace bastante tiempo, aprendí más sobre sexo viendo esta serie que con las típicas clases de sexología en el instituto. O que cualquier conversación con mis padres donde el sexo podía verse como un tema tabú en mi casa. Yo, personalmente, les pondría sin problemas esta serie a mis hijos, y la vería con ellos.

 

American Pie Wallpaper
Poster promocional de la película de American Pie. Comedia, personajes.
13 Reason Why Wallpaper
Póster promocional nueva temporada 13 Reasons Why

Naturalizando el sexo

Desde mi punto de vista como productor audiovisual y filmaker se me hace una serie de la cual se puede disfrutar tanto a nivel de estética como de montaje. El ritmo de los planos y la elección de los mismos me parecen muy acertados. Se hace una serie bonita de ver, incluidas las escenas de sexo, independientemente del tipo que sean. Como dije antes, el sexo deja de ser algo morboso o una excusa para mostrar un culo o una teta en pantalla. Más bien se transmite como algo natural y disfrutable, en todos los sentidos.

La elección de los actores también me pareció fantástica. Ojo, no me considero fanboy de nada en general. Me gustan las cosas bien hechas y, cuando los planos y el montaje son buenos y eso se acompaña de una buena performance por parte de los actores, entonces el producto final (película o serie) mejoran inexorablemente.

Con Sex Education vamos a adentrarnos en un instituto inglés. Por mi parte esto se agradece, ya que vamos a obviar completamente los típicos clichés del jugador de Fútbol Americano, las animadoras y el club de nerds y sus llamativos juegos de roll, que, a mí, por lo menos, me tienen un poco cansado. No significa que no los haya en la serie, sí que hay nerds, está la sección de populares y el deportista cañón con el que todas las chicas se quieren acostar, pero no es lo más llamativo de la serie, ni es de lo que trata. Dista mucho de lo que sería la secundaria “Wildcat” de High School Musical que sigue presente en muchas películas y series actuales.

Wallpaper de High School Musical
Póster promocional de la película adolescente High School Musical, de Disney Channel

Como decía, estamos en un instituto inglés en el cual el sexo es el tema candente. De una manera o de otra, todo lo que suceda en la serie va a ir enfocado al sexo. Esto, francamente, más allá de que esté en el propio título y que sea el tema del que va la serie, no me pareció para nada forzado. Más bien lo sentí que todo lo que ocurría era muy real y orgánico. Me hizo recordar mi época de efervescencia hormonal y esas conversaciones de sexo a las 9 de la mañana, sin tener ni idea de lo que estábamos hablando y con el desayuno a medio digerir.

Centrándonos en la trama, vamos a conocer al protagonista, Otis Milburn, interpretado por un fantástico Asa Butterfield (El Niño con el Pijama de Rayas (2008), La Invención de Hugo (2011) y El Juego de Ender (2013)).

Análisis de personajes

Otis, Sex Education
Fotograma de Otis de la serie Sex Education.

Otis es un chico de 16 años que al parecer sufre algún tipo de trauma con el sexo. Por ello no es, ni siquiera, capaz de masturbarse. Esta condición no parece ser impedimento para que él, en su instituto, se convierta en algo así como el gurú del sexo y las relaciones de pareja. Esta «sabiduría» que él posee, esta especie de madurez superior ante sus compañeros pubertos, viene asociada a que sus padres se dedican a la psicología sexual. Y, todos esos consejos que él puede dar van a ser el hilo conductor que haga funcionar esta serie. A lo largo de cada capítulo, nos vamos a ir encontrando con diferentes tipos de problemas que van a ir surgiendo a los compañeros y compañeras de Otis. Cada capítulo nos llevará a una historia que nos permitirá conocer a nuevos personajes a través de sus problemas ante su desconocimiento e inexperiencia con respecto al sexo. Y será Otis el encargado de ayudarlos a través de sus consejos.

Maeve Wiley (interpretada por Emma Mackey), por su lado, es una chica independiente, que parece estar muy clara de lo que es el sexo. Esto le hace tener mala reputación delante de sus compañeros y compañeras, lo cual no parece importarle, ya que, como iremos descubriendo a lo largo de la serie, ella tiene problemas muchos más serios de los que preocuparse. Maeve va a ser el interés romántico de Otis y la ideadora del plan de hacer del talento de Otis un negocio para sacarse unos ahorros, que bien parecen hacerle falta.

Maeve, Sex Education
Fotograma de Maeve de la serie Sex Education.

Por último, pero no menos importante tenemos a  Eric Effiong (interpretado por Ncuti Gatwa). Éste es, después de Otis, mi personaje favorito. Eric es un personaje gay, con muchísima pluma y con un estilo de vestir tan ‘cool’ como llamativo. Como he dicho antes, esta serie normaliza muchísimas cosas, ya sean referentes a orientaciones sexuales como gustos extravagantes en la cama, formas de vestir, clichés de la secundaria, etc. Y Eric es la viva prueba de ello. Sin dejar de ser un personaje sumamente extravagante, me parece, de lejos, el más humano de la serie. Tiene un conflicto intrafamiliar en el cual se ve a sí mismo como un chico homosexual, creyente en Dios y con una familia que asiste regularmente a la Iglesia Bautista. Y aún con una premisa tan contradictoria, el personaje funciona muy bien.

Él es el mejor amigo de Otis, lo va a apoyar en todo, incluso cuando Otis tome decisiones que puedan poner en riesgo su amistad. Además, Eric tendrá que lidiar con la presencia de Adam Groff (interpretado por Connor Swindells), el chico que lleva haciéndole la vida imposible desde la primaria.

Eric y Otis, Sex Education
Fotograma de Eric y Otis de la serie Sex Education
Adam y Eric, Sex Education
Adam acosa a Eric, Fotograma de Sex Education

Mis conclusiones sobre Sex Education

Si no has visto esta serie, te animo a darle una oportunidad. La forma en la que trata a todos sus personajes es magistral, ninguno queda en segundo plano. Todos, sin perder el foco de quién es el protagonista, tienen su oportunidad de tener, como mínimo, una trama desarrollada. Los puedes conocer, puedes sentir lo que ellos sienten, ya que la dirección está muy bien llevada. Y eso es algo que se agradece. Todos los personajes tienen algo que aportar y, cada “caso” que toma Otis para tratar, se convierte en una huella en el desarrollo del propio Otis.

 

Sex Education trata temas tan serios como el bullying, el acoso sexual, la presión social, la autosuperación, los traumas infantiles… Todo ello, con la medida justa de humor, como para que no sea una serie aburrida (como 13 Reasons Why), pero con la seriedad que cada tema necesita. Por lo cual no sólo pasas un buen rato viéndola, sino que además aprendes, no sólo sobre sexo, sino sobre relaciones interpersonales.  

Sex Education, Netflix
Póster Promocional Sex Education temporada 2, Netflix

También puedes hacerte con nuestros artículos de Sex Education

En otra línea a Sex Education pero siguiendo con el tema del sexo, también puedes visitar nuestro post sobre las mejores escenas sexuales lésbicas en el cine