Blade Runner ojo fuego cyberpunk
Ciencia Ficción,Películas de identidad

Blade Runner: he visto estrellas en tu mirada

88

ADVERTENCIA: Las siguientes líneas contienen spoilers sobre la película. 

Ridley Scott abre Blade Runner (1982) con un plano general que hace una alusión al poder, al poder de lo construido, de las fábricas, del fuego, de aquello que se cierne sobre el existencialismo humano, pero donde no queda nada humano detrás. Y entre toda esa maquinaria que se extiende por los límites de la realidad, un ojo humano la contempla. El alma replicante que observa la creación de su mundo, observa de la misma forma que el ser humano observaba antes las estrellas en el firmamento. Las nuevas estrellas, son, efecto, el fuego de nuevas formas de vida, de nuevos replicantes.

Un humano dilataría sus pupilas al emocionarse, y aunque esto no es algo que haga un replicante, ya lo hará, cuando se vuelva humano. Es el destino de la figura del antihéroe. Un arquetipo del cine neonoir, un antisistema, que va en contra de las convenciones sociales, y donde el cine negro lo conecta con la muerte. En efecto, a Deckard le espera un destino trágico. 

Caso similar es el de Blade Runner 2049 (Denis Villeneuve, 2017), que sustenta toda su trama en este concepto. La convención narrativa del cine negro no varía, y por eso se dice que las historias de este género son correspondientes al hombre, de sus sueños y fantasías. 

La mujer fatal se convierte en el otro femenino, y revela los miedos más recónditos del personaje masculino. 

Blader runner femme fatale sombras

Ridley Scott ya configuró a la femme fatale como una revisión del mismo concepto en el cine negro, a modo de experimentación formal, ideado para la posmodernidad. Villeneuve rescata a Rachel de la misma forma que hizo su aparición en su película predecesora: a través de las sombras. La puesta en escena nos sugiere que la mujer genera pulsión en el hombre. Pero ahora hay algo más, un sentimiento en Deckard. Frente a él está su mayor perdición, sabe que es una trampa, y sobre todo sabe que no es ella, y aún así duda.

– «Ella tenía los ojos verdes.»

Su inseguridad acaba en este punto, concluyendo  a la culminación de una representación de la mirada excesiva, la de la femme fatale que idealizó durante toda su vida.

Blader runner femme fatale


¿Qué nos dice la mirada de un replicante?

Si atendemos a lo que nos dice la trama, la mirada de un replicante es un cambio en su noción determinada a una por determinar. Deckard, intentaron hacerte creer que te enamoraste porque te programaron para ello, y aunque así fue, eso no importa. 

Deckard se siente tan vivo como cualquier humano. Y en el efecto lo está. ¿Pero acaso no sucede lo mismo con los humanos? La mirada del deseo ha sido explorada en el cine durante generaciones. Las miradas fuera de campo tienen connotaciones con «el deseo de lo que está más allá». De aquello que como espectadores no podemos ver, y sin embargo entendemos que es algo íntimamente ligado a los pensamientos del personaje. No importa a dónde mire, eso no nos interesa. Nos interesa que mira sus deseos, asistimos inconscientmente a su humanidad. Tal vez por eso, enamorarse nos convierta en humanos, y a los replicantes también. 

– «He visto un milagro.»

 
La vida es el mayor milagro de Blade Runner. Cuando los replicantes pueden tener hijos, la mirada encuentra todo su sentido en la historia de Deckard y Rachel. Al igual que para el replicante cultivador al principio de la película la creación toma un sentido que desate su amor por crear vida. 

La identidad del ser, del sentido de la vida, son reflexiones abordadas en películas trascendentales. Entre ellas, nos encontramos con Ghost in the Shell (Mamoru Oshii, 1995), sobre la que en este blog hay una extensa reflexión.

Pedro Delgado

Confundador de urltr.ee. Comunicador audiovisual. Diseñador y desarrollador de videojuegos independientes.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *