La vida de Adèle sexo escena lésbica
Películas de identidad

Las mejores escenas de sexo lésbico del cine

90

ADVERTENCIA: Las siguientes líneas contienen spoilers sobre diversas películas. 

Estas son algunas de las escenas de sexo lésbico más icónicas del cine. Tanto explícitas como más sutiles las siguientes escenas se han quedado grabadas por algún aspecto esencial, ya sea su función en la trama, la actuación, su dirección de fotografía o simplemente la atmósfera donde se presentan. 

En La vida de Adèle nos encontramos una de las escenas más pasionales y bonitas del cine. Un cine realista, centrado en su protagonista. Toda una experiencia en el amor, en el descubrimiento de la pasión, al más estilo Boyhood (Richard Linklater, 2013) o Call me By your Name (Luca Guadagnino, 2017). Sin embargo, ese componente que podríamos tildar de «vida» resulta tener un matiz más dramático e incómodo en La vida de Adèle. Y entre la pasión y el drama nos encontramos una de las escenas de sexo lésbico más largas del cine, con casi diez minutos de duración. La película fue criticada en este sentido por personalidades como la autora del libro original, Julieh Maroh

Me sentía como una prostituta.

2. La Doncella (The Handmaiden)

Park Chan-wook, conocido director surcoreano, amigo de lo grotesco y famoso por películas como Oldboy (2003) es el creador también de de The Handmaiden (2016). Muchas son las turbaciones reveladas en cuanto a sus personajes en la trama de esta película. Sin embargo, el único amor puro que encontraremos será el de sus dos protagonistas, donde asistiremos a una dosis de sexo con una cuidada puesta en escena. 

3. Mulholland Drive

David Lynch no podía faltar a la cita y en una de sus películas más oníricas y complejas nos encontramos diversas escenas derivadas de las fantasías de la protagonistas. Impregnadas de un clima de irrealidad y deseo contemplamos en Mulholland Drive (2001), una interesante escena de sexo lésbico que comienza como una masturbación. 

4. Cisne Negro (Black Swan)

Black Swan Cisne negro sexo lésbico

Black Swan (Darren Aronofsky, 2010) es en la línea de Perfect Blue (Satoshi Kon, 1998), una película metaficcional en base a la psicología de su protagonista. Natalie Portman ya encarnó en Closer un papel sobre la crisis de identidad, y en esta vez asistimos a un duelo explícito entre dos personalidades confrontadas. El cisne negro y el cisne blanco, y entre esos dos papeles, un encuentro sexual de la protagonista consigo misma. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traductor »