The Last of Us 2 review boombing metacritic
87

Hasta ayer todo el mundo parecía muy entusiasmado con el videojuego. Yo mismo hablé de todo lo que esperaba de él. Pero si hay algo hay que decir de las primeras horas postlanzamiento de este videojuego es su mencionable boom de críticas en el portal Metacritic. Tanto es así que el juego ha sido colocado con un 3,3 de nota de usuarios en la plataforma, con más de 20000 críticas en el momento de la redacción de este artículo. Algo que contrasta bastante con el 9,5 de nota de la prensa, y más teniendo en cuenta que es bastante improbable que un juego de 40 horas de duración haya sido terminado por cada review de usuarios. Neil Druckmann, vicepresidente de Naughty Dog se ha tomado con tono humorístico este hecho. Y no es para menos, realmente The Last of Us 2 ha cosechado mucha polémica. Pero, ¿porqué estás críticas?

Advertencia: el siguiente texto no contiene spoilers de la trama argumental de The Last of Us 2, pero sí de la experiencia jugable, léelo bajo tu responsabilidad.

¿Deben los videojuegos ser ajenos a la política?

Qué tontería … evidentemente no. Es que de hecho no pueden. El amplio espectro de la crítica parece venir de un hartazgo hacia el movimiento social justice warrior, donde la agenda política lgtbiq+, racial, antifascista y feminista marcarían las líneas de lo políticamente correcto en los productos audiovisuales y donde se perseguiría constantemente crear más modelos de personajes que se salgan de los cánones convencionales

Sin embargo este no sería el único elemento motivo del linchamiento sino que, el juego explotaría la sexualidad de Ellie hasta convertirla en la propia trama, además de tener una historia floja y sin importantes momentos de intensidad comparado con The Last of Us 1. 

Ahora bien, ¿Cuánto hay de verdad en esto? Pues francamente mi conclusión a las 4 horas de juego es que The Last of Us: Parte 2 es muy suyo. Ni más ni menos. Y como suyo que es tiene toda la libertad del mundo para decir lo que se le antoje, por mal que le pese a algunos. 

El videojuego tiene un arranque lento, pero es natural que lo sea, porque tienes que ir descubriendo el mundo de estos personajes. Si bien el primer arco de The Last of Us llamaba la atención por su jugabilidad prácticamente inmediata, su segunda parte sorprende con una cinemática extensa al más puro estilo Metal Gear Solid. Y al final de esta cinemática la tensión no es nada elevada en comparación. Ni siquiera busca serlo, sino que te sientas a gusto presenciando una conversación entre dos personajes. Y está bien que la tensión se vaya acumulando. Los tiempos muertos ya fueron muy bien explorados en TLOU, y aquí nos encontramos con más aún, en mapas más grandes.

Hay momentos donde la trama desconecta totalmente de los acontecimientos principales y donde Ellie se pone, por ejemplo, a tocar una guitarra en una tienda de música. Pequeños detalles que no tienes ni porqué descubrir en tu partida, pero que están ahí, dan vida a sus personajes. Es algo que recuerda mucho a lo que hacían personajes como Elizabeth en el aclamado Bioshock Infinite allá por 2013

Está claro que hay una tendencia hacia un estilo narrativo muy ligado al cine, más aún que su predecesor. Y sobretodo al tipo de historias que gustaban en los ochenta. Donde sueños, tensión y relaciones personales se juntaban en un tono muy particular. 

Naughty Dog siempre se ha fijado en este tipo de historias incluso a la hora de establecer cómo son las cámaras en sus videojuegos. Algo muy curioso en The Last of Us 2, y es que más que con el concepto de cámara juegan con el de perspectiva. Sí, es muy importante entender porqué manejamos a unos determinados personajes en la historia, el porqué de su punto de vista. Y es que si en el primer juego teníamos el de Joel y Ellie (porque era «su historia»), aquí tenemos otros varios. Y lo interesante de esto es que este aspecto está íntimamente ligado al mensaje que se pretende transmitir. 

The Last of Us 2 Ellie guitarra tráiler
The Last of Us 2 Ellie guitarra - tráiler E3 2016. Ellie tocando la guitarra.

Porqué los videojuegos dicen lo que dicen

Tal vez esto sea lo más personal en cuanto a opinión de todo lo que escribo aquí. Y es que para que algo sea un arte tiene que estar necesariamente ligados a la política. Y con esto no digo que la política condicione nada, ni que los videojuegos debieran seguir ninguna agenda setting. Más bien es al revés, los productos culturales, recogen las pulsiones y sueños de la sociedad, porque como arte conectan con las masas. 

¿Acaso no hizo política Kojima cuando en Metal Gear Solid intentó hacer ver que la guerra no conduce a nada?, ¿No es Mass Effect una forma de hablar de cómo las personas buscan mayores libertades sexuales a ojos de la sociedad? Los productos culturales son un medidor social, una forma de retroalimentarse de los arquetipos que nos convierten en las personas que somos, pero también viceversa. Esta misma lógica puede aplicarse a la relación política-arte. Con lo cual … ¿no es mejor que los videojuegos tengan algo que decir, a que no digan absolutamente nada? 

Hay una diferencia entre aceptar que existe una agenda setting y luchar por establecer una propia. Y dado que los productos culturales están muy ligados a la sociedad, debido a que su éxito depende en gran parte de la aceptación de alguno de sus grupos, significa también que permite un bidireccionalidad clara entre creativos y audiencia, incluso si hablamos de grandes inversiones detrás. Ningún producto triunfa realmente si: 1) no tiene nada que decir, 2) lo que dice merece una oportunidad.

Y creo que The Last of Us 2 tiene algo que decir. Sea lo que sea, aún no lo he descubierto, pero los momentos me van llegando. Empatizo con los personajes, con sus momentos, y en buena medida, agradezco los espacios abiertos que me invitan a descubrir su mundo, incluso si durante buen rato no pasa nada. A veces es necesario que no pase nada, para sentir que lo que pasa, significa algo. 

Incluso ha llamado mi atención que en determinados momentos Ellie parece tener «complejo de Nathan Drake«. Y es que a diferencia de Joel, Ellie parece mucho más puesta que él a trepar muros, subir por cuerdas y jugarse la vida en las alturas. Además de afrontar puzles un tanto distintos a lo que TLOU nos tenía acostumbrados. Casi podría decirse que The Last of Us 2 bebe tanto de su precursor como de Uncharted 4. Pero lo mejor de todo es que resulta realista. Es verosímil dentro del universo en el que hablamos porque no son saltos descabellados ni fuera de lugar. Y el que los puzzles sean un poquito más complejos los hace más interesantes. Incluso si no parecen ser el eje por los mismos personajes te den pista a la mínima que ven que no lo consigues resolver …

Pero es que esto último sólo significa una cosa: los puzzles están bien, pero lo importante es la trama. El juego te recuerda con pequeños detalles que hay historia, porque quiere ser realista en su forma de narrar a través de su universo jugable. Así que yo diría que The Last of Us 2 … tiene una base muy sólida.

Si aun no lo tienes, puedes comprar The Last of Us 2 aquí

Sin duda, The Last of Us 2 es una de las mejores experiencias que he tenido jugando a videojuegos. Todo un atrevimiento en su narrativa y una obra de culto.
Pedro Delgado Pérez
Pedro Delgado
Comunicador Audiovisual